Negligencia médica en implantes mamarios

Negligencia médica en implantes mamarios

Hoy hablaremos de los casos de Negligencia médica en implantes mamarios. La mamoplastia es una práctica creciente en nuestro país. Se trata de una técnica quirúrjica destinada a dar volumen en los senos, bien sea por motivos estéticos o para paliar la pérdida producida por alguna enfermedad o intervención previa. Sea por estética o a consecuencia clínica, los casos son cada vez más en nuestro país.

El aumento de casos, deviene en proporcional aumento de situaciones de Negligencia médica en implantes mamarios. Es pura matemática.

Negligencia médica en implantes mamarios

La cuestión del implante mamario no debe quedar exenta de análisis. Es una cuestión que goza de toda la seriedad que merece una cuestión médica. No en vano en 2017 «La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios puso en marcha el Registro Nacional de Implantes Mamarios para la comunicación por los profesionales sanitarios y la recogida de la información relativa a la implantación, explantación y comportamiento de los implantes mamarios en España, en beneficio de las personas portadoras de los mismos».

En toda relación, médico-paciente puede germinar el conflicto.

El caso de la negligencia médica en implantes mamarios es rico en matices. Dicha variedad, se debe a igual pluralidad de actores que intervienen en el proceso. No solo está contemplada la negligencia del cirujano que practica la implantación o explantación. También está el fabricante del implante; el distribuidor… cualquier interviniente que pueda afectar al resultado final.

En España se realizan al año unas 400.000 intervenciones de cirujía estética. De ellas, unas 18.000 son mamoplastias. El precio medio en España —variable según provincias— es de alrededor de 5.000€. Esto da lugar a un enorme mercado que factura cada año alrededor de >300€. En el caso que nos ocupa hoy de manera concreta, la Negligencia médica en implantes mamarios, estamos hablando de casi 20.000 casos al año, lo cual es caldo de cultivo más que suficiente para encontrar no pocos casos de quejas y reclamaciones por parte de pacientes.

En Francia, por ejemplo, hace ahora dos años

No solo cirugía

Asentemos la idea de que bajo el paraguas de la negligencia médica no solo podemos reclamar al cirujano, último actor en el proceso. Por ejemplo, «en marzo de 2010, en la Unión Europea (UE) se retiraron del mercado los implantes de silicona Poly Implant Prothèse (PIP) después de que se observara un aumento de su rotura y de que las autoridades sanitarias francesas (Agence Française de Sécurité Sanitaire des Produits de Santé: AFSSAPS) confirmaran el uso de silicona subestándar en su fabricación». Tanto fue así que en 2011 «las autoridades francesas publicaron una recomendación según la cual los residentes en Francia con implantes mamarios PIP deberían considerar la posibilidad de hacérselos extraer como medida preventiva». En España no se ha recomendado la extracción.

Según la OMS, «las personas con prótesis PIP o M-Implant deben consultar con su médico o cirujano si sospechan que se pueda haber roto o si presentan dolor, inflamación o cualquier otro problema».

Negligencia médica

En el ámbito de la estética, se dan muchos casos de queja y demanda por negligencia. No se debe a una falta de rigor promedio, sino a los muchísimos casos al año que mueve esta rama de la medicina. El consentimiento informado debe primar, dando al paciente una información exhaustiva de todos los riesgos que se corren, de todos los pros y contras de la operación.

La variedad de conflictos es considerable. Lo importante, sea cual sea el origen de tu disconformidad es saber qué pasos dar. Lo primero es poner tu caso en conocimiento, no de abogados, sino de abogados especializados en negligencias médicas. Te vamos a poder indicar con absoluta precisión qué pasos ir dando, uno a uno para obtener la satisfacción de tus perjuicios y/o la indemnización que mereces.

Si crees haber tenido algún tipo de Negligencia médica en implantes mamarios, por favor contacta con nuestro despacho para poder asesorarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *