Consejos legales ante un control de alcoholemia

consejos legales ante un control de alcoholemia

Vamos a dedicar este post a dar algunos consejos legales ante un control de alcoholemia. Si cuando sales en tu tiempo de ocio te gusta tomar la cerveza o un vino —jamás refresco o bebida sin— y vuelves a casa conduciendo tu propio automóvil este artículo sin duda te va a interesar.

Queremos a anotar una serie de consejos legales ante un control de alcoholemia que no nos cabe duda que te van a resultar útiles.

Avancemos hasta ver de qué se trata sin más dilación.

Nuestros consejos legales ante un control de alcoholemia

El objetivo de este post es enseñarte a hacer frente a un control con alcoholemia y a un posible proceso judicial por conducir bajo los síntomas de la alcoholemia.

Realizar la prueba de alcoholemia

Una primera colección de consejos vas destinado a aquellas situaciones en que sois parados por la policía para efectuaros un control de alcoholemia. ¿Qué tenemos Que hacer en estas situaciones?

El primer consejo, y no cabe duda que más importante, es acatar las órdenes de la autoridad. Mostraos colaboradores. Es decir, con esto me refiero a que cuando la policía os pare para haceros un control de alcoholemia, hacedlo.

Negarse a soplar cuando la policía nos quiere hacer una prueba de alcoholemia nos puede llevar a incurrir en delito que estará además añadido al de la propia alcoholemia (en el supuesto de que rebasemos las tasas permitidas de alcohol en sangre).

Los mejores consejos de cara a un control de alcoholemia: realízalo mostrándote colaborador con la autoridad. No creas mitos como el grano de café, hacer ejercicio etc. Clic para tuitear

Negarse a someterse a las pruebas que nos quieran realizar los agentes de la autoridad constituye en sí mismo un delito. No creamos por favor que se trata de un delito menor. Todo lo contrario.

Negarse a realizar la prueba de alcoholemia, también puede desembocar en retirada del carnet de conducir, o pena de prisión. Infórmate aquí.

Mitos alrededor de la prueba de alcoholemia

El acervo popular ha dado lugar a numerosos mitos alrededor de la prueba de la alcoholemia. Ninguno de ellos es cierto.

consejos legales ante un control de alcoholemia

Fruto de la aceptación popular de mitos como los que vamos aquí a enumerar han llevado a los agentes a presenciar situaciones abochornantes como las protagonizadas por personas que se ponen a hacer sentadillas pensando que eso va a reducir la tasa de alcoholemia por vía metabolización. El alcohol no se metaboliza.

Tampoco sirven las argucias de adolescente fumador que no desea ser descubierto por sus padres. Si has bebido, lo mejor es no conducir. De nada va a servir el grano de café o masticar cáscara de limón. Mejorarán el aliento tal vez, pero la máquina no va a medir lo agradable que es nuestro hálito, sino el contenido volatilizado de alcohol.

También hemos escuchado el caso de muchos amigos que nos recomiendan alegar que tenemos asma. Nuestra experiencia es que estas excusas ayudan poco, más bien perjudican a quienes se confían a ellas.

Conclusiones sobre consejos legales ante un control de alcoholemia

El mejor consejo es el de siempre: si bebes no conduzcas.

Someternos a la prueba cuando se nos indica y no adherirnos a mitos sin fundamento para plantear trabas al proceso. Estos son los dos mejores consejos que os podemos dar de cara a la prueba de alcoholemia incluso a un hipotético posterior juicio por alcoholemia.

¿Pero qué pasa si una vez que nos sometemos a la prueba de alcoholemia superamos la tasa permitida? Dedicamos este otro post a detallar esta cuestión y te invitamos a leerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
¿Alguna Consulta?
Hola. A través de este chat, atendemos tus consultas directamente desde WhatsApp para tu mayor comodidad
¿Qué quieres preguntarnos?