Lesiones más frecuentes después de un accidente automovilístico

Lesiones más frecuentes después de un accidente automovilístico

Un accidente automovilístico puede provocar lesiones graves en prácticamente cualquier parte del cuerpo. Las siguientes son algunas de las lesiones más comunes sufridas por víctimas de accidentes automovilísticos y algunas de las estadísticas de accidentes automovilísticos para 2019:

Lesiones cerebrales traumáticas

Los accidentes automovilísticos son una de las principales causas de lesiones cerebrales traumáticas, que ocurre cuando el cerebro resulta dañado por un golpe o una herida punzante en la cabeza. Cada año, 50.000 personas mueren a causa de una lesión cerebral traumática y otras 80.000 a 90.000 sufren una discapacidad a largo plazo.

Lesiones y parálisis de la médula espinal (cuadriplejía / tetraplejía y paraplejía)

El impacto de un choque y la torsión en el cuerpo pueden causar una discapacidad a largo plazo por lesiones de la médula espinal. El daño a la médula espinal puede resultar en parálisis parcial o total por debajo del nivel de la lesión.

Lesiones de espalda

El cuerpo humano y la columna vertebral no están diseñados para soportar impactos fuertes y las lesiones en la espalda son un resultado común de los accidentes automovilísticos. Las lesiones de espalda pueden demorarse en aparecer después de un accidente. El dolor y la discapacidad de una lesión de espalda grave pueden ser graves y duraderos.

Quemaduras

Si un vehículo se incendia después de un choque o si la piel entra en contacto con fluidos calientes, superficies, vapor o productos químicos, los ocupantes pueden sufrir quemaduras. Las quemaduras muy graves pueden requerir cirugía e injertos de piel.

Heridas internas

Cuando un choque obliga al cuerpo a chocar contra un objeto, o el cuerpo es golpeado por escombros voladores, se pueden producir daños en los órganos internos. El sangrado interno de este tipo de lesión requiere tratamiento médico de emergencia.

Fracturas y huesos rotos

Las piernas, las costillas, los brazos, los tobillos y las muñecas rotas son comunes en los accidentes automovilísticos. Algunas víctimas de accidentes automovilísticos sufren una rotura de pelvis. La gravedad varía desde roturas simples que requieren un yeso hasta roturas graves o fracturas compuestas que pueden requerir cirugía para su reparación.

Desfiguración de heridas y cicatrices faciales.

Las lesiones faciales en accidentes automovilísticos pueden ser causadas por vidrios rotos o por impacto con un volante, tablero, parabrisas, airbag, ventana lateral, asiento de automóvil o cualquier superficie dura. La desfiguración por lesiones faciales puede requerir corrección quirúrgica y puede dejar a la víctima con una cicatriz duradera.

Pérdida y amputación de miembros

Un brazo, una pierna, un dedo de la mano, un dedo del pie u otros apéndices pueden cortarse en un choque o dañarse lo suficiente como para requerir una amputación quirúrgica. Este tipo de lesión puede tener efectos incapacitantes permanentes en la víctima.

Lesiones de cuello y latigazo cervical

Latigazo cervical es el nombre común para lesiones de músculos, ligamentos y tendones, como dolor de cuello después de una lesión en el tejido blando del cuello que puede ocurrir en un accidente automovilístico. Velocidades tan bajas como 20 km/h pueden causar un latigazo cervical, con o sin cinturón de seguridad. Las lesiones graves del disco y la dislocación cervical también pueden resultar de accidentes automovilísticos.

Lesiones de rodilla

Las rodillas pueden lesionarse en accidentes automovilísticos al estrellarse contra cualquier parte del vehículo. Las heridas van desde hematomas hasta múltiples fracturas. El menisco, o cartílago de la rodilla, puede romperse si la rodilla se tuerce o gira bruscamente en un choque.

Lesiones de pie y tobillo

Las distensiones, esguinces y fracturas de los dedos de los pies, los pies y los tobillos son comunes en los accidentes automovilísticos. Los pies y los dedos de los pies también pueden cortarse en un choque.

Lesiones de hombro

Las lesiones en el hombro pueden resultar de la absorción de fuerza después de apoyar las manos contra el volante o el tablero en un accidente automovilístico. El hombro se bloquea en su posición y recibe una fuerza excesiva por el impacto de la colisión.

Lesiones de muñeca y mano

Las fracturas del radio distal (muñecas rotas) son muy comunes en los accidentes automovilísticos. Este tipo de lesión puede requerir cirugía, según la gravedad de la fractura.

Laceraciones, magulladuras y «sarpullido en la carretera»

Los cristales rotos, las láminas de metal rotas o los objetos voladores pueden provocar laceraciones. Los moretones son causados ​​por el impacto del cuerpo contra cualquier objeto, o viceversa. El sarpullido en la carretera es la abrasión causada por la fricción al ser arrastrado o patinar sobre el pavimento o el concreto.

Lesiones por aplastamiento

Cualquier parte del cuerpo atrapada entre dos objetos que se empujan juntos bajo presión puede sufrir una lesión por aplastamiento. Pueden producirse magulladuras y laceraciones leves o daños graves a los tejidos, órganos, músculos y huesos.

Lesiones de tejidos blandos

Los esguinces, distensiones, hematomas y otros daños a los músculos, tendones y ligamentos (lesiones de tejidos blandos) son muy comunes en los accidentes automovilísticos. Este tipo de lesión puede ser dolorosa y duradera.

Trastorno de estrés postraumático

No todas las lesiones por accidentes automovilísticos son físicas. Puede sufrir lesiones mentales y emocionales a causa de un accidente automovilístico. Es posible que tenga un trastorno de estrés postraumático y las cosas que solían ser rutinarias pueden volverse preocupantes e incluso imposibles. Es posible que pueda recuperarse de su tratamiento de salud mental y sufrimiento emocional después de un accidente automovilístico.

Abrir el chat
¿Alguna Consulta?
Hola. A través de este chat, atendemos tus consultas directamente desde WhatsApp para tu mayor comodidad
¿Qué quieres preguntarnos?